ABANDONO DE LAS INSTALACIONES

A partir de este año la compañía CAMPSA cambia el emplazamiento de sus instalaciones al puerto de Alicante, ya que sufrían ciertas carencias en la factoría de la cantera, entre otras, falta de espacio para los depósitos. Así, se desalojan las instalaciones y quedan abandonadas, firmándose el acta de desafección y entrega de los terrenos en 1979.