Alunizaje en Serra Grossa

Ha aparecido un cubo de hormigón en la Serra Grossa. Una pieza que se eleva sobre cuatro patas para asomarse a ver el mar. Un cubo que flota sobre la montaña y saluda a los pasajeros del tram. Un bloque que esconde un secreto en su interior.

Se planteó culminar el curso con una acción directa en la ciudad que invitara a los ciudadanos a sumarse a nuestro interés por el lugar.

Así surgió la idea de proyectar una pieza artística que se sitúa en el espacio público próximo a las galerías. Esta pieza es un cubo de hormigón que alberga en su interior una reproducción a escala 1:20 de una de las cúpulas de La Británica.

Situada en la antigua cantera de Sangueta y contando con una de las mejores panorámicas marítimas de la ciudad, su ubicación en este paisaje privilegiado hace que sirva como reclamo para la visibilización y la reivindicación no sólo de la necesidad de intervención en las galerías, sino en todo el entorno de la cantera.

Es una pieza en la que introducirse, de experimentación para sus visitantes, de inmersión: el movimiento del viento en su interior, la reverberación del sonido, la vista a través de perforaciones a la montaña y al mar, la sensación del peso del hormigón sobre uno mismo… pretenden en definitiva reflejar las sensaciones que provoca el interior de las galerías.