TEORÍA CONSTRUCTIVA

· Una idea de cómo se pudo construir ·

Método y Condicionantes.

El método empleado para la excavación de los túneles abovedados es el denominado “método tradicional”.

En principio es el más económico de los métodos, pues la inversión inicial es mínima, además admite la ejecución de varios frentes y permite adaptarse a casi cualquier tipo de terreno como el de la ladera de Serra Grossa recayente al mar, que presenta una naturaleza rocoso-arcillosa-caliza, blanda y agrietada.

La versatilidad del método, es posiblemente el factor más importante en la elección de este sistema para acometer las obras de excavación.

El proceso constructivo de esta parte soterrada de la instalación no está nada claro, no existe documentación que verifique su planteamiento o desarrollo más allá de los planos de implementación de la instalación que recogen algún dato del corte litológico.

Como condicionantes tenemos:

  1. El método: es decir el del propio sistema constructivo con el que se ejecuta la excavación mediante barrenado de la roca, retirada de elementos fracturados y consolidación del avance, hay que tener en cuenta que el avance puede ser en horizontal o en ángulo (ascendente o descendente).
  2. Las leyes de la física: que nos condicionan a que, además de que la metodología sea en sentido de avance, deba seguir en el caso de la excavación de espacios como las cúpulas, un sentido descendente, de lo contrario la acción de la gravedad, provocaría atrapamientos, en los procesos de picado en sentido ascendente o posteriores al barrenado como consecuencia de la retirada de elementos fracturados.
  3. La seguridad de los operarios: la apertura de las galerías, en sentido de avance, debe realizarse en varios frentes coetáneos, que generen galerías de escape y ventilaciones para poder resistir en el interior en caso de atrapamientos e insuficiencia de oxigeno.

En el método tradicional se debe realizar un barrenado a partir de un replanteo de las piezas o bloques que se quieren retirar, esto requiere un planteamiento o estudio metódico, así, en el método tradicional se observa que la secuencia es como comentamos en el sentido de avance, pero también el barrenado se secuencia de manera programáticamente descendente (protegiendo primero la zona de trabajo) para facilitar la posterior labor de picado y de retirada de material en tongadas descendentes.

Esto nos lleva a plantear la siguiente teoría.

La teoría que mantenemos para definir este proceso es aquella en la que, la ejecución, se realiza desde el exterior de la falda de la Serra Grossa (frente al mar) y se avanza hacia el interior (desde los espacios de mayor cota) que corresponden a las tres galerías actuales que sirven de ventilación de los espacios abovedados, se desconoce cual de estas tres cámaras o pasillos se inicia primero, es posible que todas a la vez, no se determina nada concluyente a este respecto.

La retirada del material propio de la excavación se realizaría con vagonetas o mediante cintas transportadoras que permiten una gran flexibilidad mediante la instalación de “tinglados” que permiten recorridos complejos.

Excavación y Consolidación.

La consolidación se realiza mediante encofrado y posterior hormigonado de las bóvedas, lo que provoca la aparición de juntas de trabajo que se observan en el conjunto, además, de otras tipologías de bóveda como la tabicada, pues la existencia de estratos rocosos absolutamente homogéneos permiten la solución de este tipo de bóvedas de rasillón autoportantes que simplemente funcionan como un “falso techo”.

Una vez en se accede al final de este espacio se inicia la excavación de las cúpulas más alejadas del acceso de los pasillos y de modo descendente.

Finalización.

Las cúpulas se deben de ejecutar de un modo similar a las bóvedas, con algunos matices, el primer paso debe ser el de consolidar su elemento clave y, posteriormente, iniciar el descenso vertical de vaciado de esta.

El proceso, una vez se ha consolidado la cúpula (clave), se inicia mediante un proceso de barrenado en cuña y vaciado mediante un proceso de anillos descendentes.

Cada anillo se geometriza, y así se replantea en su barrenado, en gajos, es decir simétrico, que se retiran a modo de bataches alternos, en este método, siempre, antes de la finalización del anillo completo, y del descenso al siguiente nivel, se mantiene un núcleo central (resultado de la inclinación de los barrenos en su penetración).